Queridos lectores:

Y ahora hemos de mirarla y verla llorar. Queremos honrarla como Consuelo de los Afligidos, pero ¿quién consuela a la Afligida? Las Españas de las dos orillas se pueblan de Dolorosas. El pueblo cristiano le pide y le pide y le pide: porque ella es la mejor intercesora, porque ella es la mediadora de todas las gracias, porque ella pide que le pidamos; pero busca también comprender ese mar de lágrimas, a ver si comprendiéndolo lo borra de su rostro. Misterio insondable: quien conoció desde su nacimiento la felicidad inimaginable de una unión perfecta con Dios Todopoderoso está triste por los desfallecimientos del Dios herido.

«Te dio un niño, y miró que sonreía / tu alma entera extasiada de ventura, / pero te vio llorar con amargura / tan solo de pensar si moriría. / Más amarga que fue luego el baladre / te admiró en la primera nebulosa / el artista inmortal y Eterno Padre», cantó Carpena Pellicer a la Dolorosa de Hellín y de Salzillo.

No solo en el Calvario. Si dice Kempis que «toda la vida de Cristo fue cruz y martirio», ¿no había de ser también la de su madre «vida de llanto bienaventurado», según afirma el obispo Castán Lacoma? El caso es que sabemos por qué ella llora. No son los golpes, ni los azotes, ni las espinas, ni los clavos. Son los pecados que exigen tal expiación lo que atormenta el alma inocente de la Afligida.

Hay un agua para limpiarle el rostro: la enmienda de vida, la santa confesión, la sincera penitencia. Hay un tiempo para ofrecerle ese agua, y es éste.

CARI FILII NEWS

APARICIONES EN EL MUNDO

En este apartado ofrecemos información sobre 34 apariciones marianas reconocidas por la Iglesia Católica con distinto grado de aprobación eclesiástica: máximo, intermedio, en proceso de investigación.

Aprobación Máxima

Aprobación Intermedia

En proceso de investigación

BIBLIOTECA MARIANA